La experiencia es una cosa relativa II

by José Simián

Por José Manuel Simián

Comentábamos hace un par de días que el comentarista de Fox News, Steve Doocy, sostuvo en cámara que Sarah Palin cuenta con experiencia en política exterior, porque su estado de Alaska es el punto del país más cercano a Rusia.

Ayer, en el programa This Week de ABC, Cindy McCain repitió la tesis.

Mirad cómo nuestra posible primera dama recorre con un arco de su índice el Estrecho de Bering para entregarnos una lección de geografía. Gobernar Alaska sería prueba suficiente de que la potencial vicepresidenta entiende "lo que está en juego aquí":

Sin necesidad de recurrir a argumentos geográficos, William Kristol empleaba hoy su cuestionada tribuna en el New York Times para defender a Palin:

Y los partidarios de Obama no pueden enojarse demasiado por la falta de experiencia de Palin. La gobernadora sólo está compitiendo por el segundo puesto más importante [de la nación], después de todo, mientras que el inexperimentado hombre al que ocupan de referente es nominado para la posición principal. Y McCain no necesita un experto en política exterior de vicepresidente para que lo ayude.

¿O sea que podemos tener de vicepresidente a cualquier persona, porque es el puesto número dos? ¿Qué pasaría cuando el potencial presidente McCain esté de viaje o si llegara a sufrir un problema de salud? ¿La presidenta Palin llamaría a Dick Cheney para que le dé una ayudita? Tal como lo plantea Kristol, el escenario de la carrera presidencial sería una especie de carrera negativa, en que comparamos a los inexperimentados. El problema de Palin no es tener menos experiencia que Obama, quien, tras meses de campaña y debates, ha demostrado lo que sabe; lo suyo es demostrar si tiene preparación alguna para las labores a las que aspira.

Y mientras escribimos esto, no podemos dejar de asombrarnos de cómo en tiempo de elecciones, todo puede ser ganancia. Tanto McCain como Obama convirtieron el impacto del Huracán Gustav en una oportunidad de mostrar dones de mando. Sin embargo, los más beneficiados con el desastre son los miembros del Partido Republicano, quienes esta noche se vieron liberados de la terrible obligación de rendirle tributo a George Bush y Dick Cheney.

Ah, y me imagino que ya oyeron lo de la hija de Palin. Si lo que McCain pretendía con su elección de la gobernadora de Alaska era atraer votos conservadores, la foto está saliendo un poco movida.

Advertisements