Gonzo para todos

by José Simián

Thompson_mejor   

Por José Manuel Simián

Quiero creer que todos mis colegas periodistas van a ir a ver Gonzo: The Life and Work of Dr. Hunter S. Thompson. El creador de una escuela de periodismo extremo de la que parece haber sido el único miembro (lo siento, Matt Taibbi) fue muchas cosas: un gran periodista, un pésimo periodista, un valiente, un loco, un tipo noble y un auténtico hijo de puta. Con todo, por estos tiempos nos haría bien cualquier tipo que tuviera la mitad de su energía incombustible.

El mejor momento del documental llega en el que también puede haber sido el punto más alto de Thompsonç: su cobertura de la campaña presidencial de 1972 para Rolling Stone. Declarado su fanatismo por George McGovern (el candidato de los jóvenes, que quería terminar la guerra… ¿a qué suena eso?), Thompson se dedicó a atacar a los rivales por la nominación demócrata. En un artículo, señaló que circulaba el rumor de que Edmund Muskie, favorito desde un comienzo, era adicto a la ibogaína, una desconocida droga brasileña.

Después de que la historia psicoptrópica hubo cobrado fuerza gracias a algunos extraños episodios de conducta de Muskie, dañando su imagen, un presentador de televisión le preguntó a Thompson que cómo se le ocurría haber inventado algo así.

"No lo inventé", respondió Thompson. "Reporté que existía un rumor. El rumor lo comencé yo. Soy un periodista muy riguroso".

Entonces, igual que hoy, la gente no sabía leer.

P.S.: ¿Saben cuál fue una de las principales razones de la derrota de McGovern frente a Nixon? Haber errado al elegir su candidato a vice-presidente. Ay.

P.S.2: ¿Saben qué canción de Bob Dylan dice en la película Jimmy Carter que le cambió su visión de Estados Unidos? Maggie´s Farm. Y si han leído este blog, sabrán quién más se ha referido a esa canción en este año electoral. Oh, Carter mi Carter.

Advertisements