Subconscientes musicales

by José Simián

Por José Manuel Simián

Que alguien le diga, por favor, a John McCain que se decida: o está del lado de los homosexuales, o en su contra. Pero no se puede ser tan caradura como para decir que no puede llevar al alcalde Bloomberg de vicepresidente por defender los derechos de los homosexuales y luego decir que sus diez canciones favoritas — a petición de la revista Blender — incluyen dos de ABBA, "Dancing Queen" y "Take A Chance On Me".

Senador McCain: parece que sus convicciones políticas van para un lado, pero el corazón y las patitas, para el otro.

Haggard_december Por otra parte, si nos fijamos en las letras, no demuestra demasiada confianza pedirle a sus votantes que "se arriesguen con usted" (take a chance on me). La misma falta de confianza se escurre por otra de sus selecciones musicales:  "If We Make It Through December", de Merle Haggard. La melancólica canción country nos hace preguntarnos si, en el fondo de su corazón, McCain realmente quiere gritarle al mundo que no sabe si superará la prueba electoral de noviembre

Y el tema de Haggard nos lleva también al gran fantasma de la campaña de McCain: su avanzada edad, que lo convertiría en el presidente electo más viejo de la historia del país. Como dice la letra, parece que el senador por Arizona se preguntará, arropado con una frazada, si logrará superar con vida el mes más frío del año; como dicen los abuelitos del Hemisferio Sur, "si pasará agosto". (El tema del paso del tiempo y de querer huirle al frío están presentes en otras dos de las selecciones de DJ McCain, "As Time Goes By" y "Blue Bayou", respectivamente).

De cualquier forma, hay que felicitar a sus asesores por haber vetado de la lista a la que parece ser una de sus canciones favoritas, "Barbara Ann" de los Beach Boys, dejando atrás la ocurrente idea de cantar sobre bombardear un país.

En todo caso, Obama también parece haber pensado mucho — para quedar bien — y muy poco la lista de sus tonadas favoritas. Apelando a las nuevas generaciones, abre con "Ready Or Not", de los Fugees. La elección da cuenta de una confianza ilimitada en sus capacidades ("Ready or not here I come, you can’t hide / Gonna find you and make you want me"). Sin embargo, como parece sucederle en la arena política, la seguridad propia se pasa de rosca, poniéndolo en categoría de maquiavélico ("I play my enemies like a game of chess") o de mesiánico ("I must confess, my destiny’s manifest").

Otra selección también muestra preocupantes rasgos de narcisismo. Sí sé: el que esté libre de pecado y todo eso, pero incluir en la lista la canción "Yes We Can" de Will.i.am, creada para él, es una torpeza mayúscula. Sólo hay una forma de que le guste una canción tan mediocre: amándose demasiado a sí mismo. (Puede que sea broma, pero no es graciosa, Barry).

Pero mucho más que todo lo anterior me preocupa que Obama sea un camaleón musical: en la ya famosa edición de Rolling Stone que lo tenía de portada sin titular, el demócrata le dijo a Jan Wenner que moría por Stevie Wonder y Bob Dylan, dos artistas que le han entregado su apoyo. Pero en sus diez canciones favoritas, los dos genios no aparecen por ningún lado.

¿Tendrá canciones favoritas diferentes según si lo entrevista la baby-boomer Rolling Stone o la más adolescente Blender?

Senador Obama: entendemos que a veces pueda cambiar de postura frente a temas políticos; pero ser un flip-flopper musical, eso sí que no.

(Listados completos de las canciones y más en Blender).

Advertisements