Candidato del futuro

by José Simián

Por José Manuel Simián

Sin mucho ruido se coló la escalofriante confesión de John McCain de que es completamente analfabeto en materias computacionales y que para esos efectos su mujer oficia como lazarilla. Corrían las primarias republicanas y quizás el hecho de que hubiese tanto candidato dando vueltas contribuyó a que no nos preocupara que, en caso de que llegue a la Casa Blanca, no entienda cómo funciona el mundo.

Simbólicamente, para graficar una de las grandes propuestas del candidato para mejorar los problemas de Washington, el control de los proyectos de ley pork barrel (financiamiento encubierto para iniciativas de interés particular), a su campaña no se le ocurrió nada mejor que hacer una horrorosa versión de Space Invaders, donde los marcianos son chanchos y los misiles, vetos legislativos.

Ahora sabemos que cuando compara a Barack Obama con Jimmy Carter, McCain vive en más de un sentido en 1978. Como demostró el demócrata al montar su impresionante maquinaria de Internet para las primarias, en estos tiempos quien controla la tecnología puede también aspirar delinear las formas de organización social y las ideas.

Porque algo está pasando aquí, pero no lo sabe usted. ¿O sí, señor Jones?

Advertisements