El derecho a ser ilegal #2

by José Simián

Hinojosa

Por José Manuel Simián

La edición dominical del New York Times incluia una notable selección de palabras vertidas en las recientes graduaciones universitarias por figuras estadounidenses.

Aunque por razones que ya expuse aquí me parece un error para la causa de los inmigrantes ilegales quitar el adjetivo que enfatiza que lo suyo es nada más que un problema con la ley, creo interesante reproducir las palabras de la destacada periodista de la Radio Pública Nacional (NPR) María Hinojosa en el Defiance College de Ohio:

Les llamo a mirar a estas personas que ahora han sido catalogadas de ilegales … a verse en ellas, porque saben que aquí mismo en Ohio ellos son sus vecinos y amigos y compañeros de trabajo, o que trabajan para ustedes. Y a pesar de todo ello, viven atemorizadas porque alguien podrían escuchar que alguien toca su puerta, ese golpe que cualquier estadounidense debiera temer recibir, porque, sin orden judicial, un agente de inmigración puede entrar a sus casas. Y luego este país que dice valorar los valores familiares estadounidenses les permite separar a los niños de sus padres. Debemos darnos cuenta que esto nos afecta a todos. Pensar que son sólo ilegales — cuando esto sucede en nuestro país, nos  hace más miserables. Elie Wiesel, Premio Nobel de la Paz, me dijo que nunca usa el término "inmigrante ilegal". No hay tal cosa como un ser humano ilegal. Según él, así comenzó el Holocausto.

Advertisements