El Gran Pánico Inmigratorio

by José Simián

Uninvited_guest

Por José Manuel Simián

Del editorial de hoy del New York Times:

Algún día el país se dará cuenta del verdadero costo de la guerra que libra contra la inmigración ilegal. Y no estamos hablando de dólares, aunque se los esté despilfarrando en miles de millones. El verdadero costo lo sufre la identidad nacional: el sentido de quiénes somos y lo que valoramos. Nos enteraremos cuando baje la fiebre de castigar, cuando miremos lo que hemos hecho y no reconozcamos al país que lo hizo.

Una nación de inmigrantes tiene cautiva a otra nación de inmigrantes, explotando su mano de obra mientras ignora su sufrimiento, denunciando su ilegalidad mientras cierra las puertas que conducen a la regularización de su situación. Por todas partes se ven las pruebas de que en el corazón de lo estadounidenses hay algo pragmático y acogedor que ha sido eclipsado o se está desvaneciendo. . . .

[La cuestión migratoria no se resuelve] obligando a la gente a ir a sus países de origen y reingresar al país de la manera correcta. Ellis Island está cerrada. Las vías legales están atascadas o sencillamente no existen. Los retrasos en los procedimientos administrativos son tan largos que se miden en décadas o generaciones. Un proyecto de ley que pretendía arreglar el sistema murió hace un año. La estrategia actual, soñada por los "restriccionistas" y adoptada por los republicanos y algunos demócratas, es obligar a millones de personas a vivir en el miedo y la pobreza. . . .

El mensaje "restriccionista" es brutalmente simple: que los inmigrantes ilegales no merecen derechos, misericordia o esperanza. Se rehúsa a reconocer que la ilegalidad no es una idedntidad; es un estatus que puede ser enmendado realizando reparaciones y reanudando una vida de acuerdo a la ley. A menos que la nación contenga su compulsión por el castigo, los inmigrantes ilegales seguirán siendo eternamente Ellos y nunca Nosotros, subordinados a cualesquier régimen abusivo que los poderes del momento decidan imponer. . . .

Algún día los niños estudiarán el Gran Pánico Inmigratorio de principios del siglo XXI, que dañó un número incalculable de vidas, desperdició miles de millones de dólares y se burló de los valores más profundos de nuestra nación.

No es la primera vez que el Times se cuadra con la causa de los inmigrantes ilegales, pero son de las palabras más poderosas que el establishment estadounidense le ha dedicado al problema.

¿Y con que editorializaba esta mañana El Diario? Con un texto insípido sobre el historial médico de John McCain levantado del Daily Freeman de Kingston, NY. En un país en que los problemas reales se debaten con ideas, un periódico que no es capaz de escribir sus propios editoriales no puede llamarse el "campeón de los hispanos". No es campeón de cosa alguna.

Advertisements