Llamando al enemigo

by juanmanuelbenitez

Cubacelljpg

Por Juan Manuel Benítez

De la diplomacia del cowboy a la diplomacia del celular: el presidente George W. Bush le manda teléfonos a los cubanos, aunque él no quiere hablar con nadie.

Mientras John McCain acusa a Barack Obama de flojo por querer hablar con los Castro sin condiciones, Bush tiene su particular idea de cómo mejorar la libertad de expresión en Cuba: el miércoles, en el llamado "Día de Solidaridad con los Cubanos", autorizó el envío de teléfonos celulares, después de que Raúl Castro hace unas semanas permitiera su uso en la isla.

Libertad de comunicación para los cubanos, que no libertad de movimiento para los estadounidenses, que aún tienen prohibido viajar a Cuba.

El cowboy no se baja del burro.

Advertisements