¿Quo vadis, Patti?

by José Simián

Pattisolisdoyle_2

Por José Manuel Simián

Después de todo, alguien va a tener que apelar al voto latino en la campaña de Barack Obama, podría ser la disculpa telefónica.

Mientras esta mañana doña Hillary recibía una avalancha de titulares analizando la incidencia de la discriminación de género en su indesmentible derrota primaria (al Times le preocupaba el asunto, a Ariana Huffington le molestaba que les preocupara, a nuestra querida Rachel Sklar la cosa le parecía clarísima, y Gerson Borrero decía que el problema se llamaba Hillary Clinton, la que ¡ni siquiera calificaba para feminista!), la candidata insistía en que falta mucho para que la contienda demócrata esté terminada, y que, más encima, lidera el voto popular.

Pero los hechos hablan por sí solos.

Si le creemos a Politico, la ex admnistradora de la campaña de Clinton Patti Solís Doyle (despedida en febrero tras la seguidilla de derrotas de su empleadora, lo que generó una patética reacción de algunos latinos ofendidos) estaría ya en conversaciones con la tienda de Obama para ocupar un puesto en su campaña general. Recordemos que en esos meses, antes de las reverendas polémicas raciales y de que todo girara en torno al "hombre blanco", se hablaba de que esta elección la decidían los latinos, y Solis aparecía como una movida genial de Clinton para apelar a nuestros votos con eñe: la latina que había llegado más alto en una campaña presidencial.

Pero luego pasó eso de las derrotas y se supo lo de las telenovelas y nos fuimos a comerciales y todo eso.

Si la noticia es cierta, alguien está dando explicaciones en correcto inglés en estos momentos.
 

Advertisements