Saltando la valla

by juanmanuelbenitez

Rove_4

Por Juan Manuel Benítez

Le llamaban "el cerebro de Bush", y ahora sus neuronas están al servicio de la cadena de 24 horas de noticias Fox News. Karl Rove protagoniza un capítulo tristemente común en el libro de las comunicaciones: los que cruzan la barrera invisible entre política y periodismo sin ni siquiera despeinarse. No es que haya pasado de asesor principal del presidente a reportero de televisión, tras abandonar la Casa Blanca; simplemente suma su voz a las de otras muchas cabezas parlantes que en esa cadena venden información infestada de opinión. Fox News dosifica, de manera justa y equilibrada (fair and balanced), el veneno de la demagogia y de la suma estupidez, capitaneados por su estrella máxima Bill O’Reilly (abajo en una toma falsa de hace más de diez años).

Lo de Rove es un ejemplo más de una puerta giratoria sin limitaciones. Recordemos otro caso: Tony Snow pasó de redactor de discursos del presidente George Bush Senior, a comentarista, columnista y presentador en Fox News, antes de volver a la Casa Blanca para convertirse en portavoz del presidente George Bush Junior. Ahora es la CNN la que le emplea como analista conservador.

Del otro bando, el ejemplo de George Stephanopoulos.

Durante años, Rove se tragó con un no comment su estrategia, análisis y pensamiento; hoy no sólo los escupe en televisión, sino también en las páginas del semanario Newsweek y del The Wall Street Journal (rotativo recién adquirido por el magnate mundial de las telecomunicaciones Rupert Murdoch, también dueño, entre otros, de Fox News, y de esa joya de la chusma y el chisme que es el New York Post).

Está visto que la información siempre la manejan unos pocos, desde un lado u otro.

Como para fiarnos de lo que nos cuentan.

Advertisements