No, no, no…

by juanmanuelbenitez

Por Juan Manuel Benítez

A Hillary Clinton le tuvieron que retorcer el brazo la otra noche para que balbuceara un “sí, sí, sí” -que sonó más bien a un no, no, no… tipo Amy Winehouse– cuando con insistencia un moderador le preguntó si piensa que Barack Obama puede ganarle a John McCain en noviembre.

Era el debate número veintiuno de esta interminable campaña demócrata. Los moderadores George Stephanopoulos -ex-director de comunicaciones de Bill Clinton- y el veterano Charles Gibson malgastaron un sinnúmero de preguntas en un desesperante intento de arrancar atractivos titulares. No tuvieron éxito. Las polémicas prefabricadas de las últimas siete semanas de parón entre las primarias de Texas y Ohio y la de Pennsylvania del próximo martes tenían poco jugo. La economía, que todas las encuestas señalan como la mayor preocupación de los votantes este año, tuvo que esperar 45 minutos para entrar en escena, después de pasear una vez más el cadáver del excéntrico pastor de Obama, los amargos comentarios del senador sobre votantes rurales y la mentirijilla bosnia de Hillary.

Entre los ataques, la senadora se mostró desenvuelta; el senador, dubitativo y con miedo a cometer un error. No hay piedra que derribe a la Clinton, después de quince años haciendo de piñata republicana (una de sus tesis de campaña). Obama, sin embargo, aún debe demostrar que será capaz de aguantar el chaparrón de unas generales. Hillary no está del todo convencida de que Obama pueda ganarle a McCain. Y no es la única. En la calle también hay muchas dudas.

Advertisements