El cazador cazado

by juanmanuelbenitez

36602802
(Foto: Mary Altaffer / Associated Press)

Por Juan Manuel Benítez

Hizo de la ética su estandarte profesional y un escándalo de corrupción podría poner fin a su carrera. Tras catorce complicados meses frente a la Gobernación del Estado de Nueva York, el prometedor futuro político de Eliot Spitzer podría verse truncado por un caso de prostitución de alto nivel.

Según reportes publicados, Eliot Spitzer podría ser el “cliente número 9” de una red de prostitutas de lujo, desmantelada la semana pasada, y que operaba en diferentes ciudades del país, además de Paris y Londres. Las autoridades federales podrían tener información y grabaciones de la preparación de un encuentro entre el gobernador y una chica de compañía en un hotel de Washington el 13 de febrero. El “cliente 9” era un habitual, al menos en una ocasión pidió sexo sin protección, y enviaba por correo sus pagos -de hasta cinco mil dólares- en efectivo.

En una breve rueda de prensa celebrada el lunes por la tarde, el gobernador no dio detalles, pero tampoco desmintió las acusaciones. Pidió tiempo para recuperar la confianza de su familia, por un caso que calificó como privado.

La renuncia del gobernador podría ser immediata si se confirman las acusaciones. El vice gobernador David Paterson asumiría en ese caso el puesto hasta el final de la legislatura. Paterson se convertiría en el primer afroamericano -y primer invidente- frente a la jefatura del Estado de Nueva York.

Aún se desconoce si el gobernador -que durante ocho año persiguió casos de corrupción como fiscal general del Estado de Nueva York, ganándose el apodo de “Sheriff de Wall Street”- enfrentará cargos criminales. Según reportes publicados, Spitzer estaría en estos momentos negociando con las autoridades federales su salida del Gobierno Estatal a cambio de ser acusado de cargos menores.

Ante sus enemigos en Albany se autocalificó como una “jodida apisonadora“, desafiando a todo aquél que se pusiera en su camino. Ahora podría él solito haber aplastado su propio destino.

Advertisements