Crucen los dedos

by juanmanuelbenitez

25memo600
(Foto: Damon Winter/The New York Times)

Por Juan Manuel Benítez

Me lo dicen en el trabajo, en la calle, en las fiestas. Y ahora lo leo en los periódicos: “Le van a matar”. Unos lo dicen con temor, otros con resignación. Algunos, incluso, con algo de alivio. No importa que haya batido todas las expectativas -incluidas las mías- y que siga su campaña con más fuerza que nunca. Para muchos, la idea de un gobierno Obama es demasiado buena para ser verdad.

El positivismo que Barack Obama se empeña en contagiar entre su electorado parece haber calado sólo hasta cierto punto. Ya es un avance que el grupo de afroamericanos de clase media/media alta, de diferentes edades, con los que conversé el domingo en una fiesta en Harlem confiese haber votado por él. La comunidad negra ha llegado con retraso al tren Obama, y hasta hace poco dudaban de si subirse o no al vagón, expresando su fidelidad al matrimonio Clinton. Ahora les preocupa que un accidente provocado impida que llegue a la última estación.

Lo decía ayer el The New York Times: la sombra de Robert Kennedy y Martin Luther King Jr. es alargada. Ambos fueron asesinados en la primavera del año 1968. Y una generación de soñadores fue obligada a despertarse.

El temor es real. A mí mismo me ha sorprendido el dispositivo de seguridad a su alrededor, mucho más intenso que el utilizado por la campaña de Hillary Clinton. Y si el tamaño del contingente de los Servicios Secretos va en relación a las amenazas recibidas, a los simpatizantes de Obama no les vendría mal cruzar los dedos.

Advertisements