Palabras de campaña #1: Narrativa

by José Simián

Constellation_2

Por José Manuel Simián

Convencidos del poder del discurso y fascinados más que abrumados por el caudal de información sobre la elección presidencial, iniciamos una serie de notas sobre las palabras que parecen decidir la democracia estadounidense modelo 2008.

Narrativa: Originalmente una palabra ocupada sólo por los estudiantes y críticos literarios, hoy por hoy está en los labios de hasta el más iletrado de los cronistas. Narrativa arriba y abajo; que la narrativa de Obama es distina de la de Clinton, etc. ¿Pero de qué me hablan, colegastros? En su sentido original (ver La Que Limpia, Fija Y Da Esplendor), se refiere al arte de contar una historia, al género literario constituido por novelas y cuentos.

Evidentemente, los integrantes del Cuarto Poder no están calificando de cuentos las promesas que de seguro quedarán sin cumplir en sus años de mandato; ni tampoco haciendo análisis del estilo exhibido en las diferentes obras publicadas bajo el nombre de los aspirantes a la silla de Washington; ni menos elogiando sus respectivos talentos para la retórica — el arte de convencer o emocionar con la palabra. Nada de eso, señores. A lo que se hace mención es algo un poco más pretencioso y complicado: la visión de sí mismos y del mundo que cada uno proyecta a través de sus palabras e ideas. Es decir, no se trata de una historia, sino más bien de una serie de historias que le dan sentido a su cosmos individual, de la misma forma en que imaginamos un dibujo en un grupo de estrellas que nos parecen más brillantes en el cielo — el orden que intentamos crear a partir del caos.

Y si ese universo creada por cualquiera de los candidatos resulta lo suficientemente poderoso, quizás logre envolvernos, como la noche a la tierra.

(*En cualquier caso, para la mejor explicación posible, por las dudas y por el gusto, consultar Robert Cover, NOMOS AND NARRATIVE, 97 Harvard Law Review 4 (1983)).

Advertisements