El Año de la Rata

by José Simián

  Patti_pol_pop_2

Por José Manuel Simián

Esto llega con un par de días de retraso, pero no puede quedarse sólo en el disco duro. Tuve la suerte de recibir el año nuevo escuchando a Patti Smith. Cuando algún reloj en alguna parte marcó la hora cero, Patti y su banda estaban gritando eso de "People Have The Power". No sé si lo preparó  o no (¿le importarán esas cosas a Patti?), pero el asunto es que fue uno de esos momentos que espero nunca olvidar.

Antes (o después, no pidan tanto, era año nuevo después de todo), Patti había hecho algunas de las siguientes cosas: agregar a la presencia permanente de su hijo en la guitarra de su banda a su hija en teclados y coros; traer a su hermana a tocar otra guitarra ("A mi familia no tengo que pagarle"); invitar al telonero Alejandro Escovedo a cantar una bellísima versión de la imposiblemente bella "Dark Eyes" de Dylan, precedida de un poema sobre Bobby; contar una historia estúpida y entrañable sobre lo que hizo una vez con un pote de caviar; y comenzarlo todo (de eso sí me acuerdo) hablando sobre lo que traería este Año de la Rata, leyendo un poema, y luego tocando el clarinete como si fuera a transportarnos a otro lugar.

Cuando eso ya había sucedido, antes de despedirse, se lanzó sobre su versión de "Smells Like Teen Spirit" de Nirvana. Y a pesar de que para este oyente esa canción y la figura explosiva de Cobain finalmente cobraron significado en la voz de Smith, modulada por esa hora primera de 2008, lo que seguía resonando entre el confetti, el champán y los bajorrelieves del Bowery Ballroom era el mantra de que la gente tiene el poder.

Con lo sucedido anoche en Iowa, aunque sólo sea durante una canción de tres minutos, parece que en el Año de la Rata podría volver a ser cierto.

Advertisements