El mito Giuliani

by José Simián

Por José Manuel Simián

Rudy_reagan El pilar de la campaña presidencial de Rudoph Giuliani que no se refiere a los ataques terroristas del 11 de septiembre es su combate a la delincuencia como alcalde o fiscal. La semana pasada se jactó en un programa de televisión de "haber dado vuelta" la oficina del Fiscal del Distrito Sur de Nueva York (Manhattan) en los seis años en que la dirigió. "Pocos fiscales federales pueden igualar su desempeño en la historia de Estados Unidos", agrega su sitio web.

Su antecesor en el cargo discrepa. En una columna de opinión publicada ayer en el New York Times, John S. Martin Jr. señaló que estas afirmaciones "no sólo son falsas,  sino también un insulto a los hombres y mujeres que han trabajado en esa repartición durante los últimos 50 años". Martin no discute que Giuliani haya sido un abogado competente. Lo suyo es simplemente dejar en claro que los casos con resultados de condena a los que Giuliani le saca lustre fueron obra del personal que trabajaba en la fiscalía antes de que él llegara (no hizo cambios mayores al equipo), o bien deben ser atribuidos a esfuerzos originados antes de su nombramiento (en el famoso caso de las familias de la mafia neoyorquina) e incluso lejos de Manhattan (el caso de corrupción más famoso lo inició una investigación del FBI en Chicago).

No hay que ser excesivamente duros con el duro de Rudy, sin embargo. Después de todo, no hace otra cosa que cualquier mortal que busca trabajo: exagerar los logros en el currículum. En este caso, la exageración está a la altura de sus ambiciones.

Advertisements